El quadern dels periodistes apocalíptics, integrats, optimistes i/o solidaris

EL QUADERN DELS PERIODISTES APOCALÍPTICS, INTEGRATS, OPTIMISTES I/O SOLIDARIS

27 sept. 2012

Entendre el periodisme com a procés per a reformular el paper

Josep Prat

“Ahora ya no se hace un periodismo de exclusivas; la diferencia está en cómo cuentas las cosas, no en ser el primero”, deia encertadament Sistiaga en una entrevista al magazine Jotdown.

Ara l’exclusiva te la dóna el Facebook, el Twitter o el mateix protagonista de la història, com bé explicava el professor Sáez en una de les seves reflexions de les vuit del matí. Periodisme prové de període. La informació que ens arriba al nostre cervell s’ha de processar, seleccionar i escriure. Hem errat al pensar que el nostre objectiu –segurament empesos pel factor ‘ara i aquí’ de les noves tecnologies– era la rapidesa i conseqüentment la senzillesa.

El periodisme no és el titular sinó tot el que hi ha darrere del titular. El titular pot ser molt atractiu pel que diu i pot donar joc, com un presentador del telenotícies, però si no hi ha un perquè, en aquest cas un equip darrere que fa tot el muntatge, seria un xurro. Només cal fixar-se en l’admirable sèrie d’Aaron Sorkin The Newsroom. El presentador Will McAvoy és un figura, té caracter, sap parlar, i té bona presència. Igual que un titular. Ara bé, darrere de McAvoy hi ha Mackenzie que dirigeix, un personatge que posa els vídeos, un altre que està enfocant la càmera al personal que intervindrà en directe, a més a més de vint-i-cinc penjats que s’han passat la tarda i la nit corrent passadís amunt i passadís avall intentant tenir preparat un bon speech pel presentador. En un titular també hi ha d’anar un equip, un equip de raons.

El periodisme existirà si som capaços de deixar les coses clares: el periodisme és interpretació. Per tant una cosa subjectiva. “L’objectivité n’existe pas, grommelait-il. L’honnêteté, oui!” deia Hubert Beuve-Mery, fundador de Le Monde. Fins ara hi ha hagut la voluntat de diferenciar l’opinió de la informació, molt insistentment a tots els codis del gremi. I era el més gran engany que podien colar-li al ciutadà. No sé si amb mala fe, però aquesta manera impersonal d’escriure ha fet molt de mal, donant la sensació que cada peça era un fet objectiu, quan pel sol fet d’haver sigut triat ja havia representat una cosa subjectiva.

Traiem-nos la careta. Sinceritat. Som subjectes que interpretem condicionats per les nostres opinions, comportaments i moral. Per fortuna sabem què ens ha de diferenciar de la resta: l’honestedat per començar, i seguidament la capacitat per fer que la teva veritat la prenguin com a seva la quantitat més gran de lectors possibles, a pesar de les dificultats de superar el batejat efecte TimeLine. Escoltar, llegir i mirar només i absolutament allò d’acord amb les teves idees. Prou de posar-se nerviós perquè et diuen que un milió i mig de persones han sortit al carrer demanant independència. Un vol llegir que 6 s’han quedat a casa o han anat a la platja. També és un dels reptes aquest.

Com han de ser doncs els diaris de paper per tal que no s’extingeixin, almenys fins d’aquí uns quants anys? En primer lloc és tasca completament necessària treure’ns del cap els diaris plantejats com fins ara, i és que poc sentit té llegir que Rajoy ha negat el pacte fiscal el matí del dia següent, quan segurament aquell mateix matí ja corria per Twitter que ara obria la porta a la negociació.

Els diaris han de ser concebuts com a paper de cap de setmana. Anàlisis de 15 pàgines per temàtica sobre allò més transcendental que necessiti la mà d’un expert en matèria amb el propòsit de fer-ne una argumentació extensa i detallada. I aquí és on ha de ser present el periodista: en l’explicació. Allò de cada dia ja ho tindrem a la nostra tablet, ordinador o smartphone, però necessitem que algú ens digui per què passa. No tenim temps per buscar-ho nosaltres mateixos, però alhora som curiosos i volem saber en detall què es cou al món i com influeix això en les nostres vides.

Cal òbviament, dins d’aquest debat, replantejar la gratuïtat en la qual ens hem establert com óssos en hivernació. Tot té un preu i a la llarga s’haurà de pagar com mica en mica van fent els digitals. Sigui a de manera parcial, o bé sigui de manera total com fa poc ha fet el Chicago Tribune, hi haurà d’haver una contribució.

Serà amb aquests plantejaments sobre la taula que aconseguirem fer palès que el periodisme té alguna cosa a dir, que és bàsic per a la democràcia, de la mateixa manera que la comunicació ho és per a l’ésser humà.

25 sept. 2012

Carrillo, Paracuellos y los periodistas

Ángel Sánchez de la Fuente
Santiago Carrillo
se acaba de llevar a la tumba su verdad sobre el caso Paracuellos. Aquellos fusilamientos de presos políticos y de militares franquistas en Paracuellos del Jarama cuando eran llevados de Madrid a Valencia, en noviembre de 1936, le han perseguido toda la vida. Carrillo siempre alegó que él, como comisario de Orden Público de la Junta Delegada de Defensa de Madrid, se limitó a ordenar el traslado para que los detenidos (entre los que había oficiales que podían organizar nuevos cuerpos de ejército) no pudieran ser liberados por las tropas de Franco, ya próximas a la capital. ¿Quiénes ordenaron las ejecuciones? Según Carrillo, fueron otras fuerzas que en aquellos momentos estaban fuera de su control y jurisdicción.


“No soy el asesino de Paracuellos”, tituló en julio de 1976 la revista Guadiana una entrevista en exclusiva con Carrillo, quien todavía estaba exiliado en París. Significativamente, esa entrevista no había podido ser publicada meses antes, al ser prohibida por el Gobierno de Carlos Arias Navarro cuando el número del semanario ya estaba confeccionado en la imprenta. No era pura casualidad que el máximo líder del PCE ilegal y clandestino saliera a la palestra defendiéndose de las acusaciones que un día sí y otro también lanzaba contra él la prensa de la ultraderecha, en especial El Alcázar, órgano de la Confederación de Ex Combatientes que presidía el exministro José Antonio Girón, bastión de la dictadura franquista.

Esplendor sin peluca

Una vez que Carrillo se quitó la peluca de la que se había servido para despistar a los policías del ministro Rodolfo Martín Villa y purgó tres días de cárcel en Carabanchel, el tema de Paracuellos ya perdió todo el interés periodístico. Entonces fue cuando aquel viejo zorro de la política y periodista precoz (a los 15 años fue redactor de El Socialista y a los 16 director del periódico de las Juventudes Socialistas), vivió su época de notable esplendor como uno de los artífices de la transición a la democracia. Logró arrinconar al mismísimo Felipe González y se convirtió en una especie de consultor del presidente Adolfo Suárez, al que sedujo sobre todo cuando le garantizó que no habría movilizaciones obreras ni tentaciones de ruptura. El único contratiempo le llegó cuando Jorge Semprún contó en su libro Autobiografía de Federico Sánchez las expulsiones que él y Fernando Claudín sufrieron por defender en 1964 determinadas propuestas reformistas que el PCE acabaría adoptando años después con la fórmula conocida como eurocomunismo.

Conseguida la legalización del PCE (el famoso Sábado de Gloria de 1977) sin que los militares se atreviesen a sacar los tanques como sí se atrevió Jaime Milans del Bosch en 1981 (prueba fehaciente de que la caverna cuartelera soporta antes una España supuestamente roja que presuntamente rota); firmados los llamados Pactos de la Moncloa por los que los principales partidos y sindicatos acordaron impulsar derechos esenciales (desde la eliminación de las restricciones a la libertad de prensa hasta la tipificación de la tortura como delito, pasando por la despenalización del adulterio y del amancebamiento) y una política económica tendente a frenar la asfixiante inflación y el déficit público; y sobre todo aprobada la Constitución, el PCE de Carrillo había allanado el camino al pujante PSOE que insistía en exhibir el póster electoral de un joven andaluz que nada tenía que ver con la guerra civil. A pesar de su lección de dignidad al ser el único diputado –junto a Suárez-- que no se tiró al suelo durante el tejerazo, las urnas certificaron su defunción política en 1982, poco después de que los sectores intelectuales más críticos con él y su carrillismo fueran invitados a abandonar el partido. Nada nuevo. En su día, ya la presidenta Pasionaria había acuñado la frase de “intelectuales cabezas de chorlito” aplicada a los citados Semprún y Claudín.

La crispación de las dos Españas

Pero, lo que son las cosas, los años fueron pasando y la derecha ganando. Desde la irrupción del PP de José Maria Aznar en las esferas del poder, la crispación de las dos Españas-que-han-de-helarte-el-corazón fue incrementándose hasta volver a las andadas de Paracuellos. La extrema derecha madrileña interrumpió a gritos de “asesino” y “genocida” algunos de los actos (homenajes, investitura de doctor honoris causa, tertulias, etcétera) protagonizados por Carrillo. Y los periodistas que habían callado largo tiempo preguntaron de nuevo por las sacas de las cárceles y los fusilamientos del 36, cuando tenía 21 años el ahora ya personaje nonagenario. Al muy curtido locutor Luis del Olmo le mandó al “infierno” nada más oír la palabra Paracuellos cuando le inquirió sobre el tema en 2010. ¿Por qué al infierno y no al limbo?

Un año antes de morir, fue entrevistado por Jordi Évole en televisión. Muy astutamente, el periodista de La Sexta fue arrinconándolo hasta conseguir mentarle la bicha del Jarama. Se mascaba el drama (o sea, el improperio), pero Carrillo mantuvo el tipo como pudo. Évole insistió disfrazándose de juvenil ingenuidad diciéndole que él, en realidad, no sabía qué había sucedido en Paracuellos. Y el prohombre comunista cayó de cuatro patas: “Pues yo tampoco”.

Consciente de que el cinismo no tiene sentido cuando se han vivido casi 100 años, al final Carrillo tuvo a bien reconocer que aquello era una guerra a muerte y que “si no matas tú te matan a ti.” Es decir, puestos a exigir responsabilidades, parece lógico que los crímenes perpetrados por los dos bandos de una guerra civil sean menos injustificables que los crímenes cometidos en la posguerra por unos vencedores que ni siquiera tuvieron escrúpulos en definir la tiranía como la paz de Franco.

21 sept. 2012

Una proposta de futur

Pepa Badell
Bernardo Díaz Nosty
està escrivint un nou llibre sobre la reconversió del sector periodístic. El sector és en crisi ―no cal insistir-hi― però durant la conferència que va pronunciar el 19 de setembre al Caixaforum, dins el cicle
Futur organitzat pel Col·legi de Periodistes de Catalunya, va apuntar algunes idees fonamentals en aquest període de transició que vivim.

Constatar que la premsa tradicional (paper) destina una mitjana d’un 60% dels seus recursos a pagar les despeses d’impressió i un 40% a la redacció i gestió, mou a la reflexió. Sempre hem sabut que ―en termes estrictament econòmics­― el suport era més car que la producció d’informació. Simplificant: es destinen més diners al paper que als periodistes.

Aquesta mateixa premsa obté els seus ingressos bàsicament de la publicitat ―entre un 60 i un 80%― i la resta en concepte de vendes i subscripcions. Si un diari depèn fins a aquest extrem de la publicitat, és fàcil imaginar la cadena de servituds comercials i polítiques sobrevingudes que condicionen inevitablement els continguts.
Donar la volta al negoci periodístic
Per tant, és evident que la transició digital portaria fàcilment a una depèndència econòmica menor en eliminar el cost de fabricació industrial. L’escenari ideal seria anar pujant en circulació electrònica mentre baixen les edicions de paper. Paralel·lament, això permetria augmentar la independència dels mitjans i augmentar les garanties democràtiques inherents a la llibertat de premsa.

Però resulta que aquest escenari ideal és impossible quan la informació s’està escatimant, els periodistes fan massa cut&paste i se’ls paguen a preus irrisoris: 3 euros per entrada de blog, amb sort, o 7 euros per la nota d’agència... Val la pena vistar la web
Churnalism.com, un motor de cerca creat per distingir el Journalism del Churnalism, comparant articles publicats a la BBC i a la premsa nacional britànica. Hi ha exemples increïbles, on el 100% de la nota publicada prové de l’empresa o entitat que l’ha emès. És a dir, publicada tal qual.

Per tant, sembla més urgent que mai tornar als valors tradicionals de la professió, però posant-los en pràctica en nous mitjans i plataformes que ens facin més lliures com a periodistes i més responsables socialment. La premsa, està demostrat, no es pot mantenir regalant mocadors, ganivets o cassoles. La premsa ha de proporcionar informació, anàlisi, opinió, documentació, etc... per tenir credibilitat i obtenir una massa crítica d’audiència que li asseguri la supervivència.

Periodisme de qualitat, sí. Fet per a les noves audiències, també. Això explicaria els conceptes de densitat informativa i zoom multimèdia que expressa Díaz Nosty al seu discurs. El procés comunicatiu no s’ha d’iniciar en l’emissor, sino que s’ha de focalitzar en els múltiples receptors. I davant d’una premsa de qualitat, ben focalitzada, la rendibilitat és possible (cas de The New York Times) però sense perdre de vista que el paper ja no és el suport ideal per a tothom i, ni tan sols, ho son els informatius de ràdio o televisió. El nou públic ―tant si es tracta d’un producte global com d’un de proximitat― demana rebre la informació a diferents nivells i en diferents formats.

Si volem cercar un camí per a la nostra professió, cal que els periodistes i les empreses periodístiques acceptem la idea que el nostre públic és multimèdia i que el professionals hem d’assumir que el nostre ofici és multitasca i multiplataforma. Definitivament... O fins a la propera revolució tecnològica.
(
http://pepabadell.wordpress.com/2012/09/20/una-proposta-de-futur/)

19 sept. 2012

El lío de los periódicos

José Sanclemente
Ahora ya está confirmado: cientos de periodistas se irán al paro en España de aquí al final de año. Se sumarán a los cerca de 5.000 que han perdido su trabajo, según la Federación de Asociaciones de la Prensa de España (FAPE) en los últimos cinco años.

Los diarios impresos son los más afectados por la crisis. Desde el 2007 han perdido 1.200.000 compradores y más del 50% de sus ingresos de publicidad. Solo han podido compensar, en parte, su caída de ingresos con una subida de los precios de cabecera en ese periodo de más del 30%.

El modelo de explotación de los periódicos ha resultado un fiasco: el trasvase de lectores que se ha producido de las grandes cabeceras a sus páginas webs se ha hecho a precios de derribo o bajo el signo de la gratuidad. La gratuidad que buscaba incrementar audiencias que serían compensadas con creces por los anunciantes se ha convertido en una losa difícil de levantar.

Hoy en día en España, solo del 12% al 15% de los ingresos de los editores vienen por sus marcas en internet y, proporcionalmente, algunas páginas webs nativas tienen más ingresos que algunos de los grandes periódicos convencionales.

La publicidad seguirá creciendo en la red, sobre todo en la que nos tienen atrapados los buscadores como Google o las redes sociales, también en los medios diferenciales de nicho y en los diarios, pero en estos últimos solo sin son capaces de dar contenidos diferenciales que incluso podrían llegar a cobrar.

Hay prudencia, por no decir miedo, en cerrar todos los contenidos en la red por parte de las grandes marcas de la prensa de nuestro país. Lo van a hacer, lo están haciendo con timidez. De momento se están planteando crecer con menos recursos humanos y seguir promocionando sus contenidos utilizando las redes sociales.

Cuidado porque la pretensión de querer cobrar de Google, cuando ha sido el vehículo que les ha proporcionado audiencia y por tanto ingresos publicitarios, se puede trasladar a las redes sociales. Muchos directores de medios, periodistas y lectores cuelgan gratuitamente los enlaces en Twitter o en Facebook de los artículos y reportajes de los diarios.

Cada vez que entro en un diario digital de pago y me aparece el "compartir" a través de Google, Twitter o Facebook, entiendo menos que luego se les reclame por utilizar los contenidos que se les ha regalado previamente.

Es algo similar, aunque más descarado, que lo que se ha hecho con el buscador para conseguir posicionar las cabeceras y las noticias en los primeros lugares. Los diarios han utilizado a Google y Google los ha utilizado a ellos. La diferencia es que el saldo ha sido más beneficioso para el buscador que ha sido capaz de monetizar la publicidad contextual que aparece junto a las noticias por la que los diarios han pagado mucho dinero, no solo a Google sino a sus periodistas.

En ese contexto solo hay que añadirle un poco más de gasolina al incendio para acabar de inmolarse: decir, por parte de algunos editores, que los periódicos están moribundos, sin tener el recambio digital para su negocio, es como darle a beber más veneno al paciente que hay que hacerle un lavado de estómago urgente.

A lo que voy: primero el editor debe tener claro su modelo de negocio, actuar en consecuencia y luego reclamar por lo que es suyo y no ha regalado.
 

15 sept. 2012

La memòria històrica del periodisme

Gil Toll

Els esforços que s'han fet darrerament per recuperar una part de la història del país particularment menystinguda, la de les víctimes del franquisme durant la guerra i els anys posteriors, no han tingut fins ara un reflex en el que va ser la peripècia que van viure els periodistes i editors republicans.

No es tracta de fer una pràctica de freda autòpsia en que distingim clarament les dades essencials dels diaris republicans, comptant exemplars, periodistes, editors i lectors. Per mi, el més interessant és veure la història d'aquests actors en relació al seu temps. I és aquí on apareixen les lliçons que podem aplicar als nostres dies.

Quan es mira així la història dels nostres diaris apareix inevitablement el pols amb el poder polític per mantenir la independència, la llibertat d'expressió. Durant la dictadura de Primo de Rivera, la premsa estava sotmesa a censura prèvia i les possibilitats de fer periodisme estaven molt reduides. Els redactors s'esforçaven en trobar escletxes per donar informacions que havien d'interessar al públic en una pràctica que esdevenia el joc del gat i la rata entre periodistes i censors. Tot i així, en acabar el periode més repressiu, el censor Celedonio de la Iglesia va escriure un llibre de les seves experiències i li va prologar en Rafael Marquina, periodista català que va ser cap de redacció de l'Heraldo de Madrid, el diari més incisiu de l'oposició.

Durant la República es van aprovar lleis que permetien multar diaris i declarar-ne el tancament si el govern creia que es posava en risc la supervivència del règim. Això va afectar especialment l'Abc i altres diaris de dreta amb els governs progressistes i, al contrari, en van patir els efectes els diaris republicans durant el bienni conservador.

El salt qualitatiu es va produir amb la guerra i el franquisme, doncs els vencedors van incautar tota la premsa i van sotmetre a un procés polític a editors i periodistes. És molt conegut el cas de La Vanguardia amb la culpabilització de Gaziel com a responsable periodístic durant els anys de la seva direcció. Menys ressò han tingut els casos dels diaris que es van suspendre definitivament.

El segon diari de la ciutat era El Diluvio, un diari popular que ocupava un espai que avui ocupa El Periódico, que torna a ser el segon diari de Barcelona. L'editor de El Diluvio, Manuel de Lasarte, es va quedar en entrar les tropes franquistes, va ser empresonat junt amb els seus fills i moria a la Model d'una malaltia no ben atesa poques setmanes després. El director del diari, Jaume Claramunt, va marxar a Cuba, on havia nascut. El cap de redacció, Frederic Pujulà, va ser empresonat, condemnat a mort inicialment, se li va rebaixar la pena fins complir més de dos anys a presó. No va poder escriure mai més amb el seu nom i va haver de treballar des de l'obscuritat per sobreviure. Per treballar a la premsa del franquisme, calia passar el filtre del Registro Oficial de Periodistas i molt pocs republicans ho van aconseguir. Les històries de Pujulà, Claramunt i molts d'altres encara no s'han explicat. Crec que és una feina que tenim pendent col·lectivament, jo hi intento contribuir, entre d'altres, amb el blog http://www.germansbusquets.com que us convido a visitar.

13 sept. 2012

La crisis es lo que tiene


Susana Molina
El otro día un “amigo” del Facebook, en este caso colega de trabajo y un buen tío, escribió lo siguiente: “A partir del lunes me doy de baja de internet, la crisis es lo que tiene”. Por lo que sé no trabaja desde hace meses. Ya somos dos, o debería decir ya somos casi 6 millones de personas. Que se dice pronto, porque el seis es lo que tiene, es pequeño, no abulta mucho, va solo por la vida, está situado ahí a la mitad, que ni chicha ni limoná y, al redondear, pues parece que la cosa no duele tanto. Pero si escribo la cifra con todos y cada uno de sus numeritos, el asunto da miedo --5.786.000--.

Asusta porque esos números son personas, con necesidades, con obligaciones, con miedos, con problemas, con dudas, con hijos, con padres, con ellos mismos. Personas que se levantan cada mañana preguntándose si tienen futuro. Y yo no iba a ser menos: “¿Tengo futuro?” Y mi respuesta es casi siempre la misma… “No lo sé, la verdad”
Otro de mis colegas sin trabajo (tengo muchos, ¿os he dicho que trabajar en medios de comunicación es casi Misión imposible?) abre casi cada día su muro del face de la siguiente manera: (léase con la musicalidad de Karina) “Buenos días compañeros. Buscando en el baúl de los recuerdos, uhuhuhuhu…cualquier trabajo nuevo me parece genial…estoy otra vez en el mercado, uhuhuhuhuhu…”. Es un buen realizador, y divertido como el que más, y aunque haya podido parecer lo contrario, no es cantante… por el momento. No descartemos que tal y como está el panorama en el sector de la comunicación se coja una trompeta en vez de la cámara, una cabra, una escalera y se dedique a recorrer las calles de su ciudad.

Desde aquí aprovecho para decirle que, si la cosa le genera ingresos y no tengo que matar a la cabra ni hacer cosas raras con ella ni hablar de su vida privada, me apunto. Si la cabra está mayor para hacer acrobacias en la puñetera escalera, ya subo yo, que en nada vuelvo a cumplir años, pero me siento como una chavalita. Total, no hay mucha diferencia entre hacer de cabra al ritmo de la música y trabajar en según qué programas de televisión. Pues sí, mi buen compañero tiene la santa paciencia de escribir su personal y peculiar llamamiento laboral casi cada día. También se caga en los políticos y en la puñetera crisis unas cuantas veces, bueno, muchas, y también alquila una plaza de garaje. Pero hay que entenderlo, los parados trabajo no tenemos, pero tenemos una de tiempo libre que ya lo quisieran los que trabajan. Me ha venido una luz…ahora lo entiendo todo. Ahora comprendo porqué una diputada que trabaja mucho, y tiene poco tiempo para sus tratamientos de belleza, dijo que deberían jodernos a todos los parados. Nos tienen envidia, a los parados digo, y es normal. Envidian nuestro TIEMPO, tiempo para comerte la cabeza, para pensar una y otra vez en qué va a ser de ti, tiempo para tener miedo, tiempo para sentirte improductivo, tiempo para odiar, tiempo para envidiar, tiempo para llorar, para hundirte y levantarte de nuevo, tiempo para pelear con los que más te quieren y en los que descargas tus inseguridades, para reír con los que sí están a tu lado. Quieren nuestro tiempo, pero lamento decirles señores y señoras que los parados sólo vendemos nuestro tiempo por un trabajo digno. Se admiten ofertas.

9 sept. 2012

Periodisme, publicitat i propaganda

Carles Pastor
Quan vaig començar a treballar com a periodista, fa ja molts anys, teníem un estatut professional que, entre altres coses, prohibia compaginar el periodisme amb la publicitat. Mai es va complir rigorosament, perquè sempre hi va haver periodistes que van disfressar publireportatges sota l'aparença de peces informatives, però es dissimulava. Eren excepcions, coses estranyes al cos professional. L'estatut tractava d'evitar que la (almenys suposada) credibilitat del periodista fos utilitzada per a fins comercials.

Ara no, ara es barreja informació i publicitat contínuament, amb desvergonyiment, sense vergonya. En una emissora de televisió privada, el presentador de la informació esportiva del noticiari interromp la seva llauna per, sense solució de continuïtat, llançar un missatge plenament comercial, anunciant tal o qual producte (l'altre dia va haver d'anunciar que qui volgués veure els partits de la Lliga de Futbol havia d'abonar-se a una cadena de la competència, el que no va deixar de ser humiliant). En una altra cadena també privada és l'home, o la dona, del temps que introdueix falques publicitàries enmig del seu espai.

Altres periodistes participen de la publicitat de forma més dissimulada, però igualment censurable. Com aquests presentadors de programes, molt prestigiosos per cert, que donen la benvinguda i introdueixen amb la seva veu a qui ens informa que està a punt d'obrir les portes el centre comercial més famós del país i que aquest dia trobarem tal oferta, o donen l'entrada a qui ens exalta els avantatges de contractar aquesta assegurança i no un altre.

És clar que la publicitat no és només comercial. Aquí està la propaganda política. En aquests dies previs a la Diada l'agit-prop nacionalista s'ha emprat a fons en els mitjans de la Generalitat, camuflada d'informació, per garantir una manifestació independentista històrica. Sense oblidar, com no, que a les teles s'emeten vídeos produïts i editats pels partits com si es tractés de treballs professionals, sense informar de la seva procedència, la qual cosa és un frau.

La credibilitat de la professió no gaudeix de bona salut. A algú li estranya?

Periodismo, publicidad y propaganda

Cuando empecé a trabajar como periodista, hace ya muchos años, teníamos un estatuto profesional que, entre otras cosas, prohibía compaginar el periodismo con la publicidad. Nunca se cumplió a rajatabla, porque siempre hubo periodistas que disfrazaron publirreportajes bajo la apariencia de piezas informativas, pero se disimulaba. Eran excepciones, cosas extrañas al cuerpo profesional. El estatuto trabaja de evitar que la (al menos supuesta) credibilidad del periodista fuera utilizada para fines comerciales.

Ahora no, ahora se mezcla información y publicidad continuamente, con descaro, sin vergüenza En una emisora de televisión privada, el presentador de la información deportiva del noticiario interrumpe su perorata para, sin solución de continuidad, lanzar un mensaje plenamente comercial, anunciando tal o cual producto (el otro día tuvo que anunciar que quien quisiera ver los partidos de la Liga de Fútbol debía abonarse a una cadena de la competencia, lo que no dejó de ser humillante). En otra cadena también privada es el hombre, o la mujer, del tiempo quien introduce cuñas publicitarias en medio de su espacio.

Otros periodistas participan de la publicidad de forma más disimulada, pero igualmente censurable. Como esos presentadores de programas, muy prestigiosos por cierto, que dan la bienvenida e introducen con su voz a quien nos informa de que está a punto de abrir las puertas el centro comercial más famoso del país y que ese día encontraremos tal y cual oferta, o dan la entrada a quien nos exalta las ventajas de contratar ese seguro y no otro.

Claro que la publicidad no es solamente comercial. Ahí está la propaganda política. En estos días previos a la Diada la agit-prop nacionalista se ha empleado a fondo en los medios de la Generalitat, camuflada de información, para garantizar una manifestación independentista histórica. Sin olvidar, como no, que se emiten videos producidos y editados por los partidos como si se tratase de trabajos profesionales, sin informar de su procedencia, lo cual es un fraude.

La credibilidad de la profesión no goza de buena salud. ¿A alguien le extraña?

2 sept. 2012

La oscuridad de los premios literarios


José Sanclemente
Creo que Michael Connelly sabrá disculparme por parafrasear el título de su última novela, La oscuridad de los sueños. Además en estos días estará por otras cosas, entretenido y feliz, porque el día 6 de septiembre recibirá el premio de Novela Negra de RBA, dotado con 125.000 euros.

Hace unos meses, cuando RBA se hizo con los derechos del autor americano que ostentábamos en Roca Editorial, ya me dijeron que la editorial de Ricardo Rodrigo había hecho una oferta importante, con premio incluido, que en la editora española durante los últimos años no íbamos a poder igualar.

Hasta ahí, bien por Michael, un tipo genial, buen escritor y buena persona, al que tuve el gusto de saludar en Barcelona cuando le concedieron el Premio Pepe Carvalho en 2009. Y también habría que felicitar a RBA por dejarse de tonterías, que los tiempos están muy difíciles y es mejor ir sobre seguro y quitarle un autor a alguien que ya ha hecho un esfuerzo por darlo a conocer y no empezar de cero, que hoy en día los libros se están quedando en las estanterías de las librerías ante los vacíos bolsillos de los lectores.

—Ya en la convocatoria pasada —me dice el amigo periodista—, RBA premió a Patricia Cornwell de Ediciones B y ésta acabó pasando a su cuadra de autores.
—O sea que debe ser una táctica estudiada, le digo yo.
—Sí, será eso —me dice él sonriente— RBA quiere decir hoy en día Robo Buenos Autores. Es muy común en otras editoriales también. Me han pedido que escriba sobre eso... pero... no sé. Hay que guardar equilibrios.
—¿Pero si sabéis quien es el ganador que os van a contar en la rueda de prensa? ¿Y el jurado, qué? ¿Me vas a decir que los cinco miembros del jurado saben desde hace cinco meses o más que el premio es para la nueva novela de Connelly? ¿Se prestan a eso? ¿Y todos los escritores que han entregado sus originales antes del 30 de junio? Algunos estarán esperando ganar....y ni siquiera se habrán leído sus originales...
—No seas inocente. Este es el juego de las editoriales. Y a mi me da igual ir a esa rueda de prensa que a las que se chupan mis compañeros de política en la que no se admiten preguntas... En cuanto al jurado... nadie en su sano juicio, dueño de una editorial, va a aceptar que se publique hoy en día a un autor desconocido por muy buena que sea su novela... Nadie le soltaría 125.000 euros... Eres un pardillo.
Sí, seguramente tienes razón.. Qué mal está el mundo editorial... y qué mal el periodismo.