El quadern dels periodistes apocalíptics, integrats, optimistes i/o solidaris

EL QUADERN DELS PERIODISTES APOCALÍPTICS, INTEGRATS, OPTIMISTES I/O SOLIDARIS

5 sept. 2019

Retos y perspectivas de la prensa digital en España: cuestión de sostenibilidad

José Sanclemente* 
Recuerdo que en aquel momento, creo que fue en 2015, cuando estuve en la Universidad de Sevilla por última vez, el diario.es ya adquiría tintes diferenciales en cuanto a su modelo de negocio en relación a otros medios digitales: habíamos conseguido seis o siete mil suscriptores a los que llamamos “socios” , que para un periódico digital que estaba abierto a todos era todo un logro. Lo que había detrás de nuestro lema de “periodismo a pesar de todo” parecía un argumento débil para sostenerse en el tiempo al estar basado solo en la complicidad con el lector que pagaba su cuota como socio.
Bien, hoy en día tenemos cerca de 35.000 suscriptores (socios) y pensamos que todavía nos queda un largo camino por recorrer.
Hablar de los retos y perspectivas de la prensa digital en nuestro país y explicarles cuáles serán, desde mi punto de vista, los parámetros que la hagan viable y sostenible es hablar del futuro del periodismo y del de los periódicos. Y eso ya son palabras mayores porque la mayoría de los especialistas, gurús de la prensa y editores profetas se han equivocado permanentemente. O sea que tomen lo
que les voy a contar con relativa prudencia y apliquen todo el escepticismo necesario para matizar mis afirmaciones. Ahora ya no hay vuelta atrás y me toca hacer de profeta, quizá sea uno más de los que se equivoque.
Y si no, como muestra, veamos lo estudios de Ross Dawson, australiano formado en Oxford que asesora a corporaciones como Microsoft, News Corporation o a la consultora Ernst and Young, y que es uno de los grandes players en digital media de Australia y que en el 2010 realizó un sesudo informe que concluía que en el 2017 se iniciaba la desaparición de los periódicos de papel en EEUU y que luego le seguirían Islandia, Reino Unido y Canadá y que a España la muerte del papel impreso con noticias le llegaría en 2024. La desaparición total de la prensa escrita la fijaba para 2040, dado que, según él, en Asia y en algunas partes de África el fenómeno se retardaría porque la incidencia de los costes de producción de los periódicos y la tecnología digital se expandían con más lentitud.

Especie en extinción

Bueno, tenemos hasta 2024, cinco años, según Dawson, para ver como enterramos al último periódico en nuestro país. De momento muchos están malheridos, pero parecen resistirse a morir.
Otro gurú más cercano, Enrique Dans, profesor del Instituto de Empresa, escribió en el 2009 en su blog, y cito literalmente: “Es domingo, ¿has salido a comprar el diario? Pues que sepas que formas parte de una especie en extinción. Los diarios de papel se acaban y ya no es cuestión de treinta años sino de un periodo de un solo dígito”. Estamos en el 2019 y han pasado 10 años desde esa afirmación, es decir dos dígitos. Si el profesor Dans o el gurú Ross Dawson han errado ligeramente en sus predicciones, como tantos y tantos otros, las que yo haga espero que también me las puedan dispensar cuando no se cumplan.
Es una realidad que los grupos de comunicación de nuestro país que editan cabeceras diarias están sufriendo desde hace algo más de diez años caídas espectaculares en sus ventas de ejemplares y de publicidad, hasta el punto de que los periódicos impresos han visto disminuir sus ingresos en su conjunto en más del 60% y han tenido que hacer frente a pérdidas importantes de explotación que les ha llevado a reducir sus costes, sobre todo de personal, mediante regulaciones de empleo y despidos. El esquema del sistema de producción de un periódico apenas ha variado desde hace más de un siglo. Tienen que abastecerse de materias primas costosas como el papel y la tinta, someterse a un proceso industrial de fabricación diaria en viejas rotativas y utilizar canales de distribución a los puntos de venta, cada vez más escasos por el cierre de muchos kioscos, y sufrir un trasiego de papel por las altas devoluciones de ejemplares.
Es cierto que en los últimos años han intentado racionalizar esos costes imprimiendo en rotativas conjuntas, asociándose para la compra de las materias primas y compartiendo los canales de distribución, pero todo ese proceso de adaptación a la realidad de las ventas menguantes se manifiesta insuficiente para volver a la senda de la rentabilidad que tuvieron hasta el 2007 aproximadamente.
En esta dura reconversión quienes más han sufrido han sido los periodistas, que han visto diezmados sus puestos de trabajo y han soportado las condiciones y medios precarios que las empresas ponían a su disposición para ejercer con solvencia el periodismo.

La credibilidad de los periodistas

La calidad de las informaciones se ha resentido de tal manera que la credibilidad de los periodistas, ya de por sí hace tiempo en entredicho por los lectores, ha descendido hasta cuotas que son equiparables a la de los políticos, según la mayoría de encuestas.
La falta de medios para contrastar las informaciones con más de una fuente, la escasez de recursos humanos en las secciones y la sustitución del periodismo de investigación, más costoso y lento por el más superficial y opinante es un hecho incontestable en muchos diarios españoles.
A ello hay que añadir que los editores tradicionales han sido sustituidos por financieros y que estos, al ver en peligro la cuenta de resultados, no solo han tomado decisiones de recortes de gastos drásticos, sino que también han establecido peligrosas alianzas de supervivencia a corto plazo con el poder económico y político al que han entregado la línea editorial a cambio de publicidad, información interesada y subvenciones gubernamentales.
Como relata David Jiménez, exdirector del diario 'El Mundo' en su libro 'El director', cuando el accedió a su cargo proveniente del reporterismo en Afganistán, Cachemira y Timor, cubriendo terremotos y revoluciones se encontró con que "el poder económico protegía al poder político, el poder político protegía al poder económico y la prensa protegía al poder económico".
Los acuerdos con el Ibex-35 que establecía su empresa le resultaron más peligrosos, según dice, que estar perseguido por los talibanes en Afganistán.
En fin, no me voy a detener en ello, pero es importante conocer dónde estamos y de dónde venimos para saber hacia dónde vamos los medios de comunicación.
Las empresas periodísticas están en la encrucijada de intentar compensar la caída de los ingresos por ventas de ejemplares y publicidad por los de los contenidos de sus ediciones digitales.
En ese proceso todavía no se ha conseguido asomar la cabeza y encontrar la rentabilidad. Como dice Jeff Jarvis, en la empresa periodística tradicional se está intentando apagar el fuego de una casa de papel que se quema por momentos, mientras al lado se quiere construir una nueva digital que hace especialmente difícil la tarea de los editores.
El problema añadido es que la casa nueva se está construyendo sin planos ni cálculos de resistencia de los materiales que permitan garantizar su solidez. Porque lo que está claro es que la convergencia tecnológica seguirá determinando el consumo futuro de los medios de comunicación en España. Los medios over the top (OTT) adquirirán un crecimiento mayor que el de los que corren sobre las plataformas de los operadores. El duopolio de la televisión por ondas en España tenderá a reducirse y la prensa diaria seguirá descendiendo tanto en venta de ejemplares como en publicidad.

Pagar por estar bien informado

No habrá una diferencia sustancial entre los medios audiovisuales y escritos. Un reportaje periodístico ya contiene video, audio y texto corriendo sobre un soporte digital.
Lo mismo que se han sustituido prácticamente los sms por los whatsaps, el crecimiento en el sector de la comunicación y el entretenimiento vendrá de la mano de los Netflix, Amazón Prime, Spotify, la televisión a la carta, el video bajo demanda, los podcast y la radio por internet en general.
Otro fenómeno propio de nuestro país es que se acostumbró a los lectores a no pagar por los contenidos digitales y ahora hay que convencerles de que si no pagan por ellos no se puede ofrecer una información de calidad.
A este cambio de paradigma se le suele llamar “el nuevo modelo de negocio” de los periódicos. Un modelo que en España se andan buscando los editores con cierto temor y desconfianza. La mayoría de ediciones digitales de las empresas periodísticas convencionales no son rentables si tienen que vivir exclusivamente de la publicidad a pesar de que ésta parece que seguirá creciendo mientras la del papel seguirá disminuyendo a razón de un 5% anual en los próximos 5 años.
Lo que se ha denominado la tormenta perfecta de los medios impresos tiene que ver mucho con la disrupción que ha ocasionado la tecnología en los hábitos de los lectores. La información se consume desde cualquier lugar, en cualquier momento, en tiempo real y a través de cualquier dispositivo móvil conectado a la red de internet.
Conseguir trasladar al lector que ha de pagar por la información periodística que está obteniendo de manera gratuita a través de diferentes medios y de las redes sociales es el reto. El método puede variar con diferentes modelos de suscripción, desde muros de pago más o menos porosos hasta el cierre total de los contenidos. La mayoría de editores españoles tienen puesta la mirada en las fórmulas empleadas por los editores norteamericanos y parecen dispuestos a dar el salto en los próximos meses. Me extenderé un poco más en ello, pero lo que está claro es que ese modelo solo se puede construir estableciendo complicidades con los lectores.
Para empezar a edificar la nueva casa digital quizá valdría la pena explorar en algunas de las causas que llevaron a que se incendiara sin remisión la antigua casa analógica de los medios periodísticos.
Y a mí se me ocurre que una de ellas fue la de no escuchar a los lectores cuando ya se olía el humo del incipiente incendio. Y para colmo hace tan solo 20 años llegaron los buscadores como Google, que entraron por la puerta de atrás de los medios de comunicación y les escuchó, no solo sabía cuales eran sus gustos y preferencias sino que les daba los contenidos que necesitaban, también los de los periódicos que se los cedimos sin problema gratuitamente. Google llamó usuarios a nuestros lectores, les invitó a la fiesta del universo de la información y controló sus gustos y preferencias en cualquier lugar del mundo donde se encontraran. Resultado de ello es que se llevó la mayor parte del pastel publicitario que tenían los medios.
Luego le siguieron las redes sociales, Facebook y Twitter, que también basaron su negocio en escucharnos hasta límites, que como hemos visto últimamente vulneran nuestra intimidad hasta el punto que saben y recuerdan más de nosotros que nosotros mismos.
Es cierto que esto se produce porque volcamos nuestra vida en las redes con excesiva ligereza. Pero más allá del buen uso de las redes sociales y del papel de manipulación que están jugando en manos de políticos, empresas de relaciones públicas y lobbies interesados, que daría para otra charla como esta, también han jugado un papel en la intermediación de la información con el ciudadano que antes era exclusiva de los periódicos y otros medios de comunicación.
Ahora el papel de intermediar entre el ciudadano y la noticia ya no es tarea solo de los diarios. Tenemos un competidor en las redes sociales y en la mensajería como Whatsapp, que se está convirtiendo en una fuente informativa principal de nuestros lectores del pasado.

El error de cálculo de los editores españoles

En el año 2002, con ocasión de asumir yo la presidencia de la Asociación de Editores Españoles, hubo un debate en el transcurso de un almuerzo en el que Jesús de Polanco y Juan Luis Cebrián, de 'El País', y Alfonso de Salas, entonces presidente de la editora del diario 'El Mundo', discutieron sobre si se debía dejar de dar gratuitamente a los lectores los contenidos de sus diarios en la red como venían haciendo desde hacía cuatro años. En ese debate Polanco, editor de PRISA, dijo que seguir regalando la información era un error, que a él le costaba mucho dinero tener corresponsales en todo el mundo y contratar a los mejores columnistas y periodistas de investigación para luego colgarla en el diario digital sin obtener ningún ingreso a cambio. Polanco quería llegar a un acuerdo para que, de alguna manera pactada, cerráramos los contenidos digitales mediante alguna formula de suscripción. Por el contrario, Alfonso de Salas esgrimió que él seguiría ofreciendo gratuitamente los contenidos a los lectores porque la audiencia iba creciendo y acabaría monetizándola con los ingresos por publicidad.
De aquel desacuerdo vino la decisión de Polanco de cerrar en solitario sus contenidos solo para suscriptores durante unos meses hasta que vio como su competidor, 'El Mundo', le pasaba en audiencia y volvió a dejar en abierto la cabecera digital de 'El País'.
Aquello fue un error de cálculo por ambas partes. Un pan para aquel ayer y un hambre para el día de hoy. Las ediciones digitales no son rentables y la publicidad no es suficiente sostén para ellas. Entre otras cosas porque a los diarios apenas les llega un pequeño porcentaje de los anuncios que van a los buscadores y a las redes sociales.
Hoy en día ya no le cabe duda a ningún editor español que su diario digital tiene que contemplar alguna fórmula de pago por parte del lector, pero como he dicho, después de acostumbrarnos a la gratuidad les resulta complejo ensayar el cobro por la información en un mundo en el que ya no tienen la exclusiva de la intermediación entre la noticia y el lector.
Así que si analizaran que una de las razones por las que se les incendió su antigua casa fue porque fueron engreídos y no escucharon a los lectores mejor les iría para construir el modelo de pago que ahora reclaman necesariamente.
¿Y eso cómo se hace?, se preguntarán. ¿Cómo los diarios digitales en nuestro país pueden llegar a ser sostenibles a medio plazo? Advertidos como lo están de que puedo errar, como lo han hecho gurús y asesores más solventes que yo, les voy a dar la fórmula que nosotros estamos aplicando en eldiario.es. No significa que este sea el modelo codiciado por todos y que todo el mundo busca implementar sin equivocarse. Tampoco que sea la opción definitiva y mucho menos exclusiva, pero sí que creo que es la que vale para hoy en día y para el corto plazo. El futuro de los medios digitales y de internet es algo que está tan por descubrir que lo único razonable que tenemos que hacer es comprar el tiempo suficiente para reinventar el periodismo antes de que se produzca otro incendio, pero esta vez en la nueva casa digital que estamos construyendo.

Contra los clics fáciles de contenidos sensacionalistas

Lo primero de todo que tendríamos que hacer es renunciar a la carrera de la audiencia por la audiencia. Los clics fáciles y de contenidos livianos, amarillistas o sensacionalistas no conducen a medio plazo a la consecución de más ingresos. Como tampoco la agregación de contenidos de otros sites que aportan descargas y audiencias que no tienen que ver con el periodismo que queremos construir.
Ser conscientes de que lo que importa es el valor de la audiencia y no el volumen de ésta es la primera línea de salida para los medios digitales del futuro. Si entendemos esto empezaremos a comprender que los medios digitales españoles deben ser construidos como un servicio y no como un producto.
Lo segundo es aprender a escuchar al lector para crear comunidades de intereses. La tecnología nos aporta ya suficiente información para hacer un seguimiento de la navegación de nuestros lectores. Podemos mapear esta navegación, conocer en qué informaciones se detienen y cuánto tiempo lo hacen en cada una de ellas, en qué reportajes periodísticos se vierten más comentarios y si estos son negativos, positivos o neutrales.
Tenemos herramientas para saber a través de las newsletters que enviamos a los usuarios que se registran qué consumo hacen de cada una de las noticias y con qué cadencia consultan nuestro medio. El big data se convierte en la base esencial para el conocimiento de nuestro lector y de sus intereses, solo a través de la información que nos dan nuestros lectores seremos capaces de atraerles a que se suscriban a nuestro medio.
Se suele decir que los medios digitales tienen pocas barreras de entrada. En el símil de la casa en llamas y de la nueva que estamos construyendo, se diría que esta última es menos costosa y requiere de materiales mucho más económicos que el papel, la tinta y las furgonetas para la distribución, pero no nos equivoquemos: las instalaciones eléctricas y de fontanería de la nueva casa digital son muy costosas y requieren gran esfuerzo y especial talento en su manejo.
En la casa digital, los departamento de datos, programación, marketing y socios son los que más recursos consumirán y los que más medios técnicos externos precisan. Además, estas instalaciones de la nueva casa requieren de actualizaciones permanentes si se quiere estar al día y cumplir con las necesidades de nuestra comunidad.
Este año en el diario.es hemos desarrollado con ayuda de Google la plataforma BrainHud para gestionar óptimamente los cerca de 35.000 socios que tenemos. Nuestro departamento de marketing ha crecido, convirtiéndose en un puntal imprescindible en el diario. La estrategia del producto con una visión 360 grados en redacción, diseño y relación con los socios y lectores es nuestra prioridad, en la que estamos trabajando continuamente.
¿Qué deberían hacer los diarios digitales con esta información?
Evidentemente no solo adecuar sus contenidos a las necesidades de la comunidad que están construyendo, sino buscar la complicidad de esas comunidades para que nos ayuden a sufragar los costes del periodismo.
Y en este camino se van a ensayar muchas formulas. Hay diarios en otros países que ya han implementado muros de pago, porosos y flexibles en función del número de noticias leídas o del tiempo de permanencia en la web del diario.
Intentar esa transacción con el lector supone conocer por qué está dispuesto a pagar, más allá de la conexión emocional y la reacción inmediata a algunas exclusivas.

Pagar para garantizar la independencia del medio

Pero baste decir que si no hay pago por los contenidos, si la gente no pagamos por la información, otros pagarán por nosotros y entonces no estará garantizada la independencia del medio. Si los medios digitales españoles han de vivir de las subvenciones de las instituciones, del Ibex 35 y de los anunciantes, la información que nos llegará estará contaminada por los intereses del poder económico y político y el medio perderá credibilidad ante el lector que acabará por abandonarlo. O construimos una relación de confianza con el lector o el periodismo será solo una quimera.
Pero para que el lector acabe pagando también necesitamos invertir en más y mejor periodismo. No vale cobrar por contenidos que nada aportan o que se pueden obtener a través de otros canales. Nosotros pensamos que otros medios como la televisión o Twitter ya contarán lo que acaba de suceder, la inmediatez de la noticia es menos relevante que la calidad de una información bien elaborada.
Es mucho mejor especializarse en los contenidos periodísticos, tratando de elevar la calidad y exclusividad de la información periodística por encima de la generalidad y la cantidad. No es necesario tener todas las secciones de un diario convencional, desde deportes a economía pasando por sucesos y política nacional e internacional. Es mejor primar la información de calidad y en cierta medida exclusiva sobre algunos temas políticos, culturales o sociales y aliarse por ejemplo, como eldiario.es, con 'The Guardian' para seleccionar la mejor información internacional.
El mayor número de socios los hicimos con el 'caso Cifuentes'. Cuando nuestros periodistas ahondaron en el fraude de los másters de la Universidad Juan Carlos I, fue un tema exclusivo. Ningún medio nos siguió los primeros días en que publicamos que la presidenta de la Comunidad de Madrid había cursado de manera irregular sus estudios de máster y ni siquiera había realizado su trabajo final de carrera. Muchos medios tenían que elegir entre poner en peligro la publicidad y las subvenciones que recibían de la Comunidad o seguir la información que habíamos levantado en exclusiva. Nos dejaron varios días solos con nuestra información, nos miraban como osados periodistas que se equivocaban ante los contundentes desmentidos que daba Cristina Cifuentes en la Asamblea de Madrid y a través de sus redes sociales. Algunos inicialmente llegaron a poner negro sobre blanco las dudas sobre la impecable investigación que había abierto eldiario.es. Cifuentes se querelló contra nuestro director y contra la periodista que descubrió el fraude de los másters. Querella criminal que aún sigue viva a pesar de que se demostró la veracidad de las informaciones. La llamada a los lectores para que nos apoyaran fue decisiva. Muchos entendieron que la única manera de mantener nuestra independencia y publicar la verdad cueste lo que cueste era hacerse socio de eldiario.es.
Cada vez que hemos tenido un conflicto con el poder hemos tenido el apoyo del lector, desde la publicación de las tarjetas black y la amenaza de demanda del presidente de Caja Madrid, hasta que publicamos los negocios del presidente de PRISA en paraísos fiscales y ordenó el despido de nuestro director Ignacio Escolar en la cadena SER donde colaboraba.
El lector quiere que publiquemos la verdad cueste lo que cueste y es consciente de que si un medio está dispuesto a hacerlo lo apoyará económicamente. De esa manera se construye la relación de confianza de la que hablaba antes.

Evitar el encorsetamiento de las secciones

El modelo de pago se sostiene en la fidelidad del lector a los contenidos, en la implicación como socio para que podamos hacer un periodismo independiente y de calidad. El ideal es que los lectores-socios acaben siendo el principal ingreso de la compañía y que la publicidad sea secundaria.
Pero la construcción de esa confianza es costosa para los medios digitales, es costosa y está llena de obstáculos que hay que sortear. Hay que repensar el periodismo de arriba abajo, todo el tiempo, todas las funciones de los periodistas tienen que revisarse. En la era digital los medios de comunicación tienen que operar como una empresa de servicios y no como una fábrica de productos . Los periodistas se tienen que organizar en equipos capacitados multifuncionales en torno a las comunidades a las que sirven en lugar de en silos de producción o departamentos estancos. Tienen que colaborar y entender las innovaciones tecnológicas y servirse de ellas.
Los nativos digitales como el nuestro se basan en la flexibilidad de la redacción que permite que periodistas de diferentes secciones trabajen en un mismo tema cuando el asunto lo requiere, frente al excesivo encorsetamiento que se produce en los diarios convencionales. Si no hay un cambio de actitud por parte de los editores de papel y los periodistas esta tarea resultará imposible.

Empatizar con el lector

La redacción de eldiario.es es mayoritariamente nativa digital y con un buen conocimiento en el uso de las redes sociales. La utilización de las redes y de la tecnología digital es fundamental para divulgar los contenidos del diario, pero no las utilizamos para comprar tráfico como suelen hacer otros medios digitales que engordan artificialmente el número de usuarios. Ya he dicho que la audiencia es importante, pero no garantiza la rentabilidad del medio a largo plazo. Cuando dejas de invertir en las redes vuelves a la posición que te corresponde.
Bien, ya hemos hablado de lo importante que es generar una relación de empatía con el lector para construir una comunidad y poder obtener ingresos de ella para seguir haciendo periodismo. He comentado algunas fórmulas que la tecnología nos ofrece para seguir los intereses de esa comunidad y he hablado brevemente de cómo debe organizarse un medio digital para ello, pero hay algo que no por repetido es menos relevante. La independencia del medio la dan sus suscriptores, pero también es importante que el medio sea rentable y que sus accionistas estén al servicio del periodismo y no de otros intereses escondidos.
En nuestro caso, los accionistas somos profesionales de los medios de comunicación y los propios periodistas. No debemos nada a los bancos, no tenemos deudas ni otros intereses que no sean contar las noticias que consideramos relevantes, pero esta no es la situación de la mayoría de los medios en España. Las hipotecas de la casa en llamas son muchas y la debilidad del forjado en la construcción de la nueva casa digital es muy importante. Nosotros mismos, a pesar de tener 35.000 socios, éstos solo representan el 30% de nuestros ingresos, el resto sigue siendo la publicidad. Es cierto que ningún anunciante representa una mínima cantidad de lo que aportan nuestros socios-suscriptores y que no dejaríamos de publicar ninguna información relevante que afectará a uno de estos anunciantes. De hecho lo hemos venido haciendo sin problemas y creemos que si alguno de ellos, molestos por lo que publicamos, retiraran su publicidad de eldiario.es , la cubriríamos con creces por nuevos socios o por el aumento de cuota de nuestros antiguos socios. Pero, repito, no es lo que sucede en la mayoría de diarios digitales en nuestro país en la que los acuerdos publicitarios con el Ibex o la publicidad institucional son las principales partidas de ingresos que los sostienen.
Creemos que a medio plazo los medios digitales tienen que ser sostenidos por los ingresos de sus suscriptores y no por la publicidad , que además seguirá yendo mayoritariamente a los buscadores y redes sociales.

Las noticias falsas

Otro aspecto relevante es la calidad de la información a la que debemos aspirar los diarios digitales. Sabemos que en la red de internet se vierten infinidad de noticias falsas (las llamadas fake news) en sus diferentes variantes y que la tecnología digital permite con cierta facilidad que ese fenómeno se incremente.
Hace poco el diario 'Ara' en Catalunya recogió un dossier sobre ello. Una de las noticias que se hizo viral fue un video de Obama en el que decía que el presidente Trump era un imbécil total. Era la cara de Obama, el cuerpo de Obama, los gestos de Obama y la voz de Obama, pero no era más que un deepfake, un video manipulado elaborado por un actor y cineasta y distribuido con la colaboración de BuzzFeed. A partir de una grabación real que a través de una inteligencia artificial había inventado la opinión de Obama. Lo habían hecho para demostrar cómo de manipulable es la información. Las noticias falsas son un fenómeno de siempre. Ya nos lo demostró Orson Welles hace 80 años con su famoso programa radiofónico en el que los marcianos invadían EEUU. La famosa guerra de los mundos. Cada vez que miramos un whatsap en nuestro teléfono móvil tendemos a olvidar que podemos encontrar ficciones parecidas a la de Wells y muchas veces las reenviamos a nuestros grupos con la ligereza de no saber si lo que estamos reproduciendo es un bulo, o lo que es peor una mentira interesada por parte de alguien.
Hemos descubierto como Donald Trump utilizó los datos de Facebook para su campaña electoral con ayuda de una empresa de inteligencia artificial escudriñando en los intereses y perfiles de millones de usuarios para hacerles llegar diferentes mensajes y fake news que corrieron como la pólvora, o como el partido de la extrema derecha de Bolsonaro en Brasil se hizo con millones de números de whatsap para difundir noticias falsas y convencer a sus posibles electores, o sin ir tan lejos como Vox basa su campaña en la mensajería instantánea y renuncia aparentemente a los medios de comunicación.
Ante esta situación, el periodismo cobra el sentido de contrastar las fuentes y denunciar las noticias falsas. Es un arma de protección para el ciudadano que está sometido al engaño, pero ¿por qué nos hemos de fiar del medio periodístico cuando algunos digitales viven de fabricar información falsa? Y si no veamos recientes casos como el de algún digital que, con su confabulación con la policía política del Gobierno de Rajoy, fabricó informaciones para derribar a Podemos y a sus líderes y el medio actuó como altavoz de las mismas.
No es fácil en este mundo digital dominado por las redes sociales, la mensajería instantánea, las fastnews y las fake news , decirle a tu lector que lo que le cuentas es la verdad contrastada. Toca invertir y mucho en ganar credibilidad para que el periodismo digital en nuestro país sea sostenido por sus lectores y en ello tiene que ponerse todo el empeño y recursos. De lo contrario, como alertaba Graham Greene, los medios de comunicación acabarán como el periodismo.
Nosotros hemos optado por la transparencia de nuestras cuentas, que publicamos semestralmente. Contándole al lector cuántos somos, qué salarios cobran los periodistas y dónde invertimos los ingresos que obtenemos. Entendemos que se lo debemos a nuestros socios como justa contraprestación por el esfuerzo que hacen en apoyarnos económicamente, pero también disponemos de medios como “el rastreador” , “el cazabulos” o la alianza que tenemos con la gente de Maldita Hemeroteca especializada en desmentir fake news en la sección de Desalambre que habla de derechos humanos y migración.
Otro aspecto que considero relevante es el de la proximidad de la noticia. Nosotros hemos apostado por las noticias locales desde un principio. Tenemos redacciones en todas la comunidades autónomas, exceptuando Baleares, Asturias y La Rioja, porque no hemos encontrado todavía la fórmula adecuada.
El contenido local es una ventaja y no un inconveniente. La información local se ha descolgado de los diarios nacionales, se han cerrado ediciones o se han reducido al mínimo y me parece un error que forma parte de las medidas de los financieros-editores que tomaron la gestión con la crisis y vieron una medida fácil de recorte de gastos en ello. Los nativos digitales como el nuestro hemos hecho una apuesta abriendo ediciones y no nos ha ido mal. Creemos que la apuesta local debería ser un elemento a considerar a futuro por la mayoría de digitales como medida de consolidación en el terreno.
La buena información, las entrevistas a expertos, la fiscalización del poder y la reivindicación de derechos, sean los usuarios de banca o de las eléctricas requiere de medios de comunicación fuertes. Los medios para ser fuertes deben ser solventes. A más deuda le corresponde menos información. Este es el gran problema de los medios en España.
Si vives de la subvención, de la publicidad de las grandes empresas o tienes deudas con los bancos, tu información nunca podrá ser todo lo libre que quisieras. Por eso es importante también que los lectores sepan que si quieren medios libres tienen que pagar para tenerlos.

Un servicio público esencial para la libertad

La profecía que me gustaría que se cumpliera es que en el futuro haya más y mejor periodismo, seguramente sea a través de otros dispositivos que aún no conocemos, Ya sabemos que a través de la tecnología 5G, a partir del próximo año , las noticias correrán a una velocidad infinitamente más supersónica que la de la actual red de internet y con una calidad de alta definición espectacular. La conectividad se generalizará y seguramente con esta quinta generación de tecnología todos perderemos algo más de intimidad y lo que es peor algunos puestos de trabajo se automatizarán y robotizarán y también se perderán. La crisis llegará por el crecimiento de la tecnología, como de alguna manera ha sido siempre, también en los medios de comunicación, pero el periodismo será más necesario que nunca para defendernos de los poderosos, para dar voz a aquellos que no la tienen, para combatir la desinformación y las falsas noticias. Tenemos que adaptarnos a todo ello desde ahora, tenemos que comprar el tiempo para hacer los deberes necesarios para cuando lleguen esos cambios, pero siempre pensando que no somos una fábrica, que ofrecemos un servicio público tan necesario como esencial para sentirnos libres. Ese proceso no se llevará a cabo sin la ayuda de los lectores. Ellos son nuestra única razón de ser.

* Resumen de la conferencia ofrecida por José Sanclemente en la clausura del IV congreso de Comunicación y Pensamiento en la Universidad de Sevilla el 12 de abril de 2019.

15 ago. 2019

Quan Carlos Pérez de Rozas i Huertas Claveria es troben al cel i es pregunten “ets feliç?”


Gabriel Jaraba
A veure si ho sé explicar sense que sembli una batalleta de l’avi Cebolleta: no és (no només) que en Carlos Pérez de Rozas fos una persona alegre, simpática, entusiasta, amical, optimista i afablement respectuosa, que anava sempre amb la rialla i la broma pel davant per tal que els companys despertéssin del desànim o la mandra. És que si això és percebut ara com una singularitat, tan gran que és el que més es destaca de la seva personalitat a l’hora de fer-ne la remembrança, aleshores és que la nostra professió ha canviat molt més del que ens imaginem.

Si cal destacar tant que un periodista rigui és que els altres som
tristos; si sembla inusual que sigui amic de tothom, deu ser perquè la majoria no en som gaire d’amigables; si és creatiu i atractiu quan dóna classe, aleshores els altres que ho fan són un plom. Així de  cruel és la vida i els periodistes hauriem de saber-ho: el que és noticia és l’inusual perquè destaca i és excepció a una regla imposada.

Els temps canvien, avi Cebolleta, i és bo que sigui així, perquè de vegades es tornen insuportables. Potser aquest temps d’ara també hauria de canviar. Potser ha passat que, com diu José Martí Gómez, tot va començar “quan les botelles d’aigua van entrar a les redaccions”. Però segur que avui dia la imatge d’un Manuel Ibáñez Escofet sortint a la porta del seu despatx a 'Tele/eXprés' i cridant “fills de putaaa!” als seus redactors seria tan incomprensible com insuportable. O la de Josep Maria Huertas Claveria, que quan et trobava a un passadís et mirava a la cara i preguntava “ets feliç?”. El comiat sobtat, clamorosament joiós de Pérez de Rozas, ens interpel·la de la mateixa manera: som feliços? Aquesta és la pregunta pertinent que cal fer a les generacions periodístiques actuals.

Antonio Franco, amic de l’ànima d’en Carlos i líder de molts dels qui hem treballat a les seves ordres, va fer una afirmació fonamental en les seves paraules de comiat pronunciades al funeral del sobtadament traspassat periodista: “No hem estat capaços de dur a terme la revolució sentimental que voliem fer”. Bufa. Això no ho havia dit mai ningú, i és la veritat més grossa que s’ha dit sobre tota una era del periodisme contemporani. No només voliem canviar el món, voliem ser feliços i fer feliç la gent. Bufa! Ens vam fer periodistes perquè voliem viure d’una manera diferent. I en aquest sentit els joves periodistes que avui formen la professió i els estudiants són exactament iguals que nosaltres. “Ets feliç?”, ens segueix interpel·lant l’interrogació irónica d’en Huertas.

Redaccions com farmàcies

El que és important no és que s’hagin trencat certes tradicions entre les generacions succesives de periodistes, perquè no hi ha hagut mitjans ni ambient per a mantenir-les. El que és fonamental és que els periodistes hem comprat una mercaderia avariada contra la qual haviem d’haver combatut, contra la qual hem de continuar combatent ara: plantejar a la societat una alternativa des de les nostres redaccions, les nostres màquines d’escriure i les nostres rutines professionals a la redacció o al carrer. Les redaccions semblen farmàcies, ordenades, sil·lencioses i asèptiques, i no és problema de polidesa sinò de por. Calladets i disciplinats, amb les orelles cotes i conscients que si algun gallet aixeca la veu és perquè al darrere hi ha diner o poder que l’autoritza a fer-ho. Els qui hem treballat sota el poder franquista tenim un sisé sentit especial que identifica a quilòmetres la pudor de l’atemoriment.

Molt probablement les publicacions que fem no es venen i no ténen èxit per una raó molt senzilla: perquè no interessen. I no interessen perquè les fem amb el cor encongit, el cul apretat i l’ànima morta. Formem part d’un 'zeitgest' que expressa com mai el tret central de la cultura crítica europea i que és la raó de la seva frustració: el que jo dic “pesadumbrismo” a manca de paraula millor. Com ha dit Antonio Franco, nosaltres haviem volgut resistir aquesta onada fosca mitjançant una revolució sentimental que expressava una renuncia a les velles maneres de viure i una opció a fer realitat allò que es mostrava a Woodstock, els escenaris trepitjats pels Beatles, a les funcions del Living Theatre, les flors de Christiania i les trapelleries de Provos i Kabauters, als aires de Haight Ashbury i les indumentàries de Carnaby Street. Tot això ara és cendra, avi Cebolleta, però encara hi ha periodisme, encara hi ha periodistes catalans i encara hi ha cors que bombejen sang. En Huertas i en Carlos ens miren des del cel on viu per sempre la bona gent i ens pregunten: “Ets feliç? Fantàstic!".

14 ago. 2019

La dignitat de Carlos Pérez de Rozas, el primer repressaliat per Jordi Pujol

Gabriel Jaraba
La bondat, generositat i simpatia de Carlos Pérez de Rozas anaven de la mà d'un fort sentit de la responsabilitat i la dignitat, tant la de la professió com la personal. Algú podria pensar que era un juerguista ditxaratxero, segons algun dels perfils amicals que se'n dibuixen aquests dies. Però en Carlos va protagonitzar un fet històric del qual mai ha volgut fer ostentació: va ser la primera víctima de la repressió ideològica que Jordi Pujol va exercir a la premsa catalana quan va començar a fer d'empresari, tot i que
Carlos Pérez de Rozas, a Televisió de Catalunya.
sempre per persona interposada.

A mitjans dels 70, Banca Catalana va adquirir la revista 'Destino'o per tal de convertir-la en un vehicle de difusió de la idea pujoliana. Va mantenir en la direcció nominal al músic Xavier Montsalvatge però amb l'històric director Néstor Lujan al capdavant de la direcció executiva. Luján feia funcionar la revista gràcies a que el secretari de redacció era Carlos Pérez de Rozas, conegut per la seva laboriositat, meticulositat i independència. En Carlos, degut al seu profund coneixement de la professió a Barcelona i bon tracte amb tothom, va fer possible que 'Destino' aconseguís un nombre molt interessant i divers de col·laboradors de gran qualitat. Alhora, l'advocat Salvador Casanovas, l'home que feia de cara el que Pujol l'encarregava d'esquenes per no haver de fer-ho ell, va començat a potinejar entre els col·laboradors, rebutjant propostes i creant malestar al voltant de la revista. Quan algú anava a queixar-se a Pujol ell contestava el de sempre, yo no he sido, señorita, i carregava la culpa a Casanovas, que per això el pagava. La cosa va petar pel cantó més feble: Carlos Pérez de Rozas va rebre una carta de comiat en la que se l'acusava de manca de puntualitat i de pulcritud, alhora que per sota mà es feia còrrer la bola de que el periodista era un comunista militant del PSUC i que afavoria els punts de vista comunistes a 'Destino'. Tothom sabia que Carlos Pérez de Rozas era un demòcrata liberal amb consciència social però de cap manera un comunista ni tampoc un socialista. Li desagradava veure's encasellat políticament però no rebutjava el compromís: era membre del Grup Democràtic de Periodistes (GDP), un col·lectiu de professionals contraris al franquisme que reivindicava la necessitat de les llibertats democràtiques per a poder exercir el periodisme.

Amb el cas de Pérez de Rozas i Destino, el GDP va acabar de comprendre que els limitadors de la llibertat no es trobàven només entre els agents de la dictadura i que les empreses podien actuar també de forma no democràtica a partir dels seus interessos. El col·laborador més destacat de 'Destino', Manuel Jiménez de Parga, advocat odiat per Fraga Iribarne i assessor jurídic de l'empresa, va invertir el seu paper i es va oferir per defensar en Carlos a la magistratura de treball (cosa no gens difícil tenint en compte que els motius adduits per a l'acomiadament eren tan ridículament maldestres com tota la trajectòria de Pujol en el camp de la comunicació i la cultura). Poc a poc es va crear un malestar entre polítics, periodistes i societat que va arribar al punt que el representant de l'empresa va oferir a en Carlos la readmissió incondicional, davant testimonis i a la seu de l'Associació de la Premsa. Pérez de Rozas, que s'havia quedat sense feina i no tenia una altra, va respondre lacònicament: "M'ho pensaré". S'ho va pensar i no ho va acceptar.

La bonhomia i simpatia de Carlos Pérez de Rozas venien suportades per aquesta actitud de base coneguda per tothom: fidelitat al periodisme i a la veritat, dignitat de la professió, dignitat personal, compromís amb la llibertat i amb els més febles, claredat i transparència dels capteniments, respecte i excel·lència professional. En cap moment va voler alçar-se com a bandera de res, ni tan sols del corrent d'antipatia envers Pujol que començava a estendre's als ambients periodístics i intel·lectuals, no va buscar l'ombra de cap partit ni personalitat política, no va aprofitar l'episodi per fer carrera. Ell era, simplement, la víctima del cinisme, la malaptesa i la mala voluntat d'un grup econòmico-polític que es volia imposar de totes totes i que no gosava anar de cara, i que en un moment de tensió va fer allò tan català de "la culpa, pel manxaire", el jove que feia funcionar una revista perquè allà no hi pencava ningú més i ell solet feia de coordinador, redactor, maquetador i el que calgués; només Néstor Luján, el seu amic, va dimitir davant la flagrant injustícia. En Carlos va continuar treballant amb tot arreu, amb èxit, i mai va escriure ni publicar una sola ratlla criticant Pujol i els seus seqüaços. Però a partir del seu cas la gent de la professió va començar a veure el pa que s'hi donava amb aquell nou grup d'empresaris de premsa.

Aquest era Carlos Pérez de Rozas. Elegant, digne i independent fins la mort.

11 ago. 2019

Carlos Pérez de Rozas, un periodista ¡grande! y profesor ¡fantáaastico!

La noticia del fallecimiento de Carlos Pérez de Rozas, fundador de 'El Periódico de Catalunya' y exalto responsable de las redacciones de 'El País' y 'La Vanguardia', suscitó el 10 de agosto una insólita avalancha de condolencias y alabanzas en las redes sociales. "Apasionado", "generoso", "optimista", "animoso", "magnífico profesor", "buena persona", "entusiasta" son algunos de los numerosísimos elogios más que merecidos hacia este fotoperiodista
de una enorme vitalidad, que contagiaba en las diferentes redacciones y aulas que pisó, siempre con una sonrisa, un abrazo cariñoso a punto y dos palabras que usaba para animarnos a los que currábamos, pero que ahora nos sirven para describirle a él: "¡Fantástico!" y "¡Grande!". 
A continuación, algunos de los centenares de mensajes escritos por amigos, compañeros y exalumnos de Carlos Pérez de Rozas, que describen a un profesional de una personalidad entrañable y una actividad incansable, que colaboró de forma decisiva a finales del siglo pasado a revalorizar el diseño y la fotografía en la edición de los diarios.























15 jul. 2019

Dues recomanacions de lectura i un suggeriment per a l’estiu

Siscu Baiges
A l’estiu se suposa que la gent té més temps per la lectura reposada de textos més llargs que les notícies del dia o les columnes d’opinió als mitjans escrits o digitals. Pot semblar que en els temps que corren recomanar llegir llibres durant les vacances és un exercici antiquat. Però, malgrat que reconec que costa abstreure’s a la temptació d’invertir el temps lliure en passejar per la xarxa devorant la informació que la desborda, m’animo a suggerir la
José Martí Gómez (foto: La Sexta)
lectura d’un parell de llibres. Ho faig pensant en periodistes o aspirants a ser-ho, en el ben entès que no cal ser del ram per treure’n profit d’aquestes lectures. 

Estic parlant de ‘El director. Secretos e intrigas de la prensa narrados por el exdirector de El Mundo’ (Libros del KO, en castellà, i Navona Editorial, en català), de David Jiménez, i de ‘Los Lara. Aproximación a una familia y a su tiempo’ (Galaxia Gutenberg), de José Martí Gómez. El primer és el repàs autobiogràfic a l’any que David Jiménez va ser director del diari 'El Mundo', entre l’abril del 2015 i el maig del 2016. El segon és una biografia de la nissaga dels Lara, creadors de l’editorial Planeta i impulsors d’un potent grup mediàtic, elaborada i servida per José Martí Gómez. 

Mai no s’havia escrit amb tanta claredat i des de dins del monstre com funciona un gran diari espanyol com ho fa Jiménez en explicar-nos les seves peripècies assegut a la cadira que havia ocupat en primer lloc un personatge tant peculiar com Pedro J. Ramírez. Jiménez entra en tota mena de detalls sobre les pressions que el poder polític i econòmic feien per influir en la línia del diari i algunes de les seves informacions. Llegint-lo se’t treuen les ganes de dirigir mai un diari com 'El Mundo' i, probablement, molts estudiants de Periodisme posin en dubte si han encertat triant aquesta carrera i professió. La conclusió, però, és que el periodisme triomfa quan Jiménez se sent obligat a explicar amb pèls i senyals, amb noms i cognoms, tot el que ha viscut en els mesos que va dirigir el diari. 

I a ‘Los Lara’ triomfa el periodisme i el treball ben fet de José Martí Gómez. És una biografia de Fernando Lara i els seus hereus, especialment José Manuel Lara. És la història d’un emprenedor de la vella escola. Del no res a dirigir l’editorial espanyola més poderosa, embolicar-se en la directiva del Reial Club Esportiu Espanyol, dirigir el Cercle d’Economia i crear un gran imperi mediàtic, capaç d’incloure a l’hora el diari espanyolista ‘La Razón’ i el catalanista ‘Avui’, la televisió conservadora Antena 3 i La Sexta progre. És la biografia dels Lara però incorpora part de la vida del propi José Martí Gómez, ja que va viure com a periodista alguns dels capítols i anècdotes que apareixen al llibre. 

Tant de bo ex-directors de 'La Vanguardia', TV-3 o 'El País' escrivissin memòries com les que ha fet David Jiménez explicant el seu pas per ‘El Mundo’ i periodistes com Martí Gómez (ell mateix?) publiquessin biografies d’altres magnats del món de la comunicació com la que ha dedicat a ‘Los Lara’. Qui s’anima amb ‘Los Godó’

El suggeriment per l’estiu és que si sou independentistes no mireu TV-3, no escolteu Catalunya Ràdio i RAC-1 ni llegiu Vilaweb, El Nacional i 'El Punt Avui' durant tot el mes d’agost i que si no sou independentistes no mireu TVE-1, no escolteu la SER i no llegiu 'El País' i 'El Periódico'. Feu un mes d’abstinència. No demano que us passeu a l’altre bàndol i que llegiu, escolteu o veieu els mitjans amb els quals no compartiu la visió del procés independentista. Simplement que desconnecteu, ni que només sigui l’agost. Si hi ha tardors que es preveien calentes, la del 2019 serà tòrrida! 

12 jul. 2019

Manifest per a un nou compromís ètic del periodisme

Santi Vilanova ha redactat un manifest en el qual es reivindica una nova governança democràtica de l'ordre informatiu mundial, també a Catalunya, que col·labori solidàriament amb la transició energètica i ecològica. Vol ser una resposta a l´allau invasor sobre els mitjans dels lobbies econòmics i dels Estats autoritaris. Tota aquella persona que estigui d'acord i vulgui, pot adherir-se a la iniciativa i signar el següent manifest: 

Durant la darrera dècada s'ha accentuat l'allau invasor sobre els mitjans de comunicació públics i privats de missatges dels poderosos grups energètics, agroquímics, farmacèutics i digitals, entre d'altres, que distorsionen l'opinió pública amb informacions al servei dels seus objectius comercials. Una opció legítima si no fos
que va encoberta amb continguts 'científics'. 

Les agències tradicionals de premsa, fins i tot les més reconegudes, corren el perill de ser desbordades per aquesta opa diària i constant de notícies emeses des dels departaments de comunicació d´aquests lobbies i que amb el seu aparent rigor científic són pura propaganda dels seus productes i estratègies d'expansió econòmica. D´aquesta manera cada vegada es fa més difícil pel receptor distingir el que és informació independent del que és publicitat.

En la majoria de telenotícies i seccions d´economia es divulguen com informacions el que són estratègies comercials d´aquests lobbies, especialment del sector de l’automòbil, la nàutica o l'energia, alguns amb descarada intenció de blanquejar l´impacte de les seves inversions (“ecowashing”).

Els grans grups que dominen internet sotmeten als seus objectius mercantils a les societats i entitats públiques i privades de comunicació. Les seves inversions queden vinculades a un determinat monopoli del progrés científic i tecnològic i són introduïdes als mitjans d'informació sense rèplica ni cap modernitat reflexiva i crítica. Correm el risc de caure a les mans d'uns nous “capitalistes del coneixement” que utilitzen la revolució digital per manipular l´opinió pública. Els Estats autoritaris s'aprofiten també d'internet i de les noves tecnologies per facilitar el centralisme tecnocràtic i el control de la població.

Les garanties constitucionals de la llibertat d'expressió i de premsa destinades a assegurar la democràcia participativa i l´accés a la governança del poble, i per les que els periodistes demòcrates ens vàrem mobilitzar i manifestar durant els anys 70 i 80, són diàriament vulnerades. I això és especialment greu en un moment de crisi social, política i ecològica com el que estem vivint a Catalunya, a Europa i al planeta. La complexitat transdisciplinària per analitzar la situació i la seva governança reclama més que mai un compromís de mitjans de comunicació lliures i no intervinguts pels poders fàctics.

La informació és un dret, no una mercaderia

Els efectes alliberadors amb els que es va introduir internet s´han pervertit i són avui minoritaris. Hem acceptat aquest gran Leviatan tecnològic sense cap principi de precaució i sense disposar d'una declaració Universal dels Drets Digitals ni d'un codi ètic que ens empari d´aquests abusos de poder dels lobbies econòmics, dels “banquers del coneixement” i dels Estats autoritaris.

La informació no és una mercaderia, és un dret, com diu el Decàleg de la Xarxa Ciutadana pel Dret a la Informació i a la Comunicació, que queda greument afectat per aquesta colonització del sector.

Caminem mansament cap una societat de vigilància massiva en la que la informació esdevé un instrument eficaç per modificar el comportament dels consumidors en un moment que aquests comencem a reclamar canvis en els models de producció per a que siguin més respectuosos amb l´entorn i la salut. Necessitem un paradigma nou, fruit d´un pacte social, o entrarem en un “món feliç” on el 'big brother' estarà permanentment present per educar-nos i informar-nos.

Habitatge, transport, turisme, treball, família, salut, entorn, sexe, política o informació són conceptes amb constant transformació degut a la velocitat en la que es desenvolupa la nostra era digital. I el periodisme corre el risc de no tenir temps per reflexionar-hi; de descriure l'impacte social, polític i cultural d´aquests canvis i les notícies que generen. El món virtual està envaint el món real. Com deia Paul Virilio --un dels intel·lectuals europeus junt amb Ivan Illich que ha denunciat el perills de la revolució cibernètica-- el repte democràtic és evitar que la tecnologia colonialitzi el cos de l'home i de la dona com ha colonitzat el cos de la Terra.

Un problema afegit de la globalització és el risc que corren els periodistes que volen exercir el seu ofici alliberats d´aquestes supeditacions i cerquen la veritat en el lloc on es produeixen els fets. Sense intermediaris; investigant amb coratge. Segons l'associació Reporters Sense Fronteres en els darrers 15 anys han mort assassinats 1.035 periodistes d´arreu del món. En el que portem d´any ho han estat 16, i 170 han sigut empresonats injustament. La vigilància electrònica, la violència i la intimidació contra els periodistes és altament preocupant i hauria de motivar als nostres governants i a les institucions internacionals per aturar aquesta situació que s´ha fet crònica.

Per un nou ordre informatiu a Catalunya

Per tot això reclamem una mobilització de la professió periodística i un compromís renovat per recuperar els valors i els drets a una informació lliure i veraç; lliure de la publicitat encoberta i que fomenti el debat democràtic entre els sectors científics responsables i independents dels lobbies econòmics i polítics.

Reivindiquem un nou ordre informatiu a Catalunya i al món occidental al servei d´un exercici lliure i democràtic de la professió i de l´ús dels mitjans digitals.

La nova governança que reclama la transició energètica i la lluita per mitigar el canvi climàtic, el repte més gran de la història de la humanitat (veure el Manifest del Club de Roma de Barcelona. www.clubderoma.org), ens exigeix també, i de forma simultània, una nova governança de l´ordre informatiu que estigui al servei de la supervivència de les actuals i futures generacions.

En el document 'L’ètica mediambiental en el Codi Deontològic', publicat en l'Informe Memòria de 1998-99 del Consell de la Informació de Catalunya, ja es va avançar la urgència d´aquest compromís.

El periodisme del segle XXI requereix una ètica al servei d´una societat post-industrial emergent, de la justícia social i dels drets als béns comuns naturals que pertanyen tant als pobles del Nord com del Sud.

Catalunya disposa d´una estructura informativa i d´una xarxa digital sòlida i extensa per contribuir decididament amb aquest compromís. Com deia l'ecòleg Ramon Margalef, del que enguany celebrem el centenari del seu naixement, la informació és la clau per entendre els missatges de la Naturalesa i per protegir els ecosistemes bàsics per la nostra supervivència. Sense l´exercici d´una informació lliure el trànsit a l´era solar no podrà esdevenir ni just ni democràtic.

10 jul. 2019

Periodisme enfront de publicitat, un món sense llei

Francesc Ràfols
La setmana passada es va presentar a Barcelona el llibre La ética de los periodistas que hacen publicidad, escrit per Manuel López, periodista i doctor en Ciències de la Informació i professor emèrit de la UAB. Està editat per Ediciones Carena, una petita editorial independent encapçalada pel llibreter José Membrive. L’amic Manel va tenir l’ocurrència de demanar-me a mi que fes el pròleg, cosa que he fet de la millor manera que he estat capaç.

La presentació va consistir en un diàleg entre l’autor del llibre i el prologuista i també amb les persones que van acudir a la Casa del Llibre –que va acollir l’acte– en una conversa força amena no només sobre les pràctiques en què se centra el llibre sinó també
sobre el periodisme en general. Una de les conclusions és que el periodisme no viu un bon moment perquè els interessos econòmics, polítics i empresarials estan –a la majoria de mitjans, especialment els més grans– per sobre del dret a la informació de la ciutadania. I alguns professionals en són còmplices en primer grau.

El llibre analitza els professionals de la informació que combinen la seva tasca periodística amb la publicitat, una pràctica no permesa pels codis deontològics repartits per tot el món. La qüestió és que els codis deontològics només són una referència, no són d’obligat compliment i, per això, hi ha empreses de comunicació –tant públiques com privades– que vulneren l’articulat sencer diverses vegades al dia. I els i les periodistes que –a canvi d’un sobresou– es presten a posar la seva professionalitat en qüestió, també fan nul·la observança dels seus preceptes.

Manel López aporta en la seva recerca dades molt il·lustratives y rellevants sobre aquesta situació. L’obra la podeu adquirir en un grapat de llibreries o a la mateixa editorial. El pròleg, si us ve de gust, el podeu llegir en aquest enllaç. Entre altres coses, hi reclamo una llei que estableixi que els codis deontològics siguin d’obligat compliment i estipuli sancions per a qui els vulneri. ¿Us imagineu què passaria si el Codi de Circulació fos només un seguit de recomanacions de bones pràctiques sense que calgués respectar-les perquè no passaria res a qui l’infringís? Doncs això és el que passa en el periodisme on a les normes deontològiques de trànsit no cal fer-los cap cas.

17 jun. 2019

És periodista aquell que fa publicitat i propaganda?

Manuel López 
El senyor Matías Prats està considerat un dels millors presentadors d'Espanya, millor dit, de l'Estat. Parla bé, enfatitza, té un bon equip redaccional , treballa per un gran mitjà de comunicació (Antena 3) però... fa anuncis d'ING Direct. 

Hi ha un problema: els diferents codis ètics de la vella Ibèria i de la
resta del món diuen que els periodistes no podem compaginar informació amb publicitat. En bona lògica, en Matías Prats no hauria de ser considerat, mai, un model de periodista... 

Aquest és un dels professionals del periodisme que protagonitzant un nou llibre: 'La ética y los periodistas que hacen publicidad', d'Editorial Carena. Edició digital en català i castellà, i en paper només en castellà. Acaba de sortir... i ja han començat els atacs. 

El tema és complicat perquè treballant un matí el periodista pot cobrar fins a 200.000 euros per anunci. 

Al llibre hi ha una cita de Pedro Piqueras (Gallina Blanca), on intenta deixar clar que sí es pot compaginar: per exemple, no transmitin l'anunci els dies que ell surt per TV. 

Carmen García Vela (Ariel Fuerza) va ser molt criticada al final dels 90 quan es va descobrir que va fer una campanya publicitària per aquest detergent, i en l'espot se la podia veure en un plató de TV plenament identificable amb un estudi de l'informatiu de TVE, on treballava. Poc desprès la van fer fora... i es queixava d'això tot dient que molta gent feia el mateix. 

A Julia Otero (Banc de Sabadell) el banc va amenaçar-la amb retirar-la de la campanya i deixar d'anunciar-se perquè es creia que havia tret a la seva escaleta la crisi de l'entitat amb la compra --o venda-- d'un banc estranger. Però poc abans havia cobrat una substanciosa quantitat per un espot televisiu a la web del BS. 

Antonio Jiménez (Reloj de la Guardia Civil de la Galería del Coleccionista), alliçona des del Canal 13 de TV a comprar un rellotge magnífic, tot lloant al cos armat i, també, la formidable joia. 

Cristina Villanueva (Casa Tarradellas) s'hi va estar tot un dia per gravar un programa de TV on es recollia la sega del blat on es fan les "típiques" pizzes d'aquesta empresa, tot insinuant que la pizza es tradicional a casa nostra. 

Roberto Arce, Carlos Herrera i Carmen Chaparro (BBVA) anuncien els productes bancaris d'aquesta entitat, sempre amb un somriure i en clau de periodista que sap de què va el tema. 

Com ara la defensa publicitària que fa Fernando Ónega del Banco Pastor, que poc desprès va ser absorbit per un dels grans bancs espanyols ja que no podia sostenir-se. 

Podem posar més exemples, però es preferible llegir el llibre. 

El problema és tal que sembla d'allò més normal que uns periodistes que cobren molts diners com a presentadors facin al mateix temps un sobresou anunciant productes que, de vegades, poden resultar problemàtics. 

Qualsevol d'aquests periodistes poden cobrar des de 300.000 a 3 milions d'euros anuals. 

¿Poden els periodistes que mostren els mèrits d'un producte comercial parlar en els seus informatius d'aquests mateixos productes de manera professional? 

Els codis ètics són molt clars: no es pot consentir la barreja o maridatge entre publicitat i informació. 

Aquesta separació és una de les bases del periodisme modern, creat a mitjans del segle XIX, i que ha estat fins ara una barrera infranquejable. 

Però això es podria solucionar. Caldria que la Federació d'Associacions de la Premsa d'Espanya (FAPE) i el nostre Col·legi de Periodistes de Catalunya (CPC) obrissin expedients sancionadors i es fes fora als professionals que atempten contra la deontologia professional. 

En canvi, el que fan les entitats professionals és derivar el problema cap a uns ens paral·lels per a que investiguin. D'aquesta manera el CPC envia el tema al Consell de la Informació de Catalunya (CIC) que obre expedient, resolt magníficament en contra d'aquesta pràctica i acaba fent una "sentència" de culpabilitat. 

El CPC recull aquesta sentència i... fa un manifest cridant a que no es torni a barrejar informació i publicitat. També ho fa la FAPE derivant el problema cap a una comissió de queixes. 

En realitat ningú vol assumir el repte d'acabar amb la imbricació de propaganda-publicitat i informació. Potser per corporativisme?, ¿per por a que si faig fora de la FAPE al Matías Prats aquest demà no em contracti en el seu programa? 

¿Tenim por a que Carlos Herrera s'enfadi i tregui en el seu programa els draps bruts del nostre mitjà? 

En resum, el tema està més obert que mai ja que en el llibre 'La ética y los periodistas que hacen publicidad' no només es relacionen tots els casos entre el 2017 i el 2019 sinó que es fa un resum dels diferents codis ètics relacionats amb el periodisme. 

En el fons el que està en debat és la transparència, la coherència i la qualitat del periodisme. ¿Serem capaços d'entrar a solucionar-lo?